El lugar y la sostenibilidad

ddlecora on noviembre 23, 2020

Desde Vitruvio ha sido inevitable desligar el estudio de la arquitectura a tres temas principales: firmitas, utilitas y venustas. De esta forma, nos hemos concentrado en entender que toda construcción hecha por el hombre debe tener una estructura, un uso y una estética. En la conferencia de David Delgado, estos tres parámetros cobran gran importancia y se enriquecen al asociarse a otras variables como la historia, la cultura y la geografía y aparecen dos nuevos factores a tener en cuenta: la sostenibilidad y el confort del hombre dentro del edificio.

David Delgado en su conferencia retoma los criterios que tradicionalmente siempre se han considerado claves a la hora de hacer buena arquitectura, y trae a discusión lo que en la contemporaneidad es importante añadir para garantizar un futuro. Empieza enfatizando la importante relación que siempre ha existido entre la arquitectura con los seres humanos: las tradiciones, la cultura, el rito, así como con la naturaleza y las condiciones climáticas y geográficas. Estos pueden ser vistos como temas y de esta manera el tema que involucra a la sociedad en una geografía, entendiendo esto como cultura es la forma. Lo que es realmente interesante de esto, es ver como las tradiciones culturales y el rito han repercutido directamente en las tipologías arquitectónicas. Un ejemplo que lo ilustra es la hoguera que congrega a las personas alrededor de un centro, de la misma manera que lo hace una tipología de patio. En este caso el sitio adquiere una connotación espacial mientras que el rito adquiere una connotación temporal.

Si bien estamos acostumbrados a entender el sitio en un plano horizontal, no debemos olvidar que existe también una relación vertical ya que, como lo plantea Heidegger, habitar es sobre el suelo y bajo el cielo. Aquí, donde la relación del hombre con la naturaleza parece darse en un plano infinito, llega la arquitectura a delimitar el espacio, de la misma forma como nuestro cuerpo está delimitado y protegido por la piel. De cierta forma la arquitectura cumple ese rol de piel del hombre y como arquitectos debemos garantizar no sólo su protección si no su confort. Para esto tenemos que entender qué variables están relacionadas entre sí. Por ejemplo, la luz varía según las actividades, la temperatura varía según la cultura y la posición geográfica. Además, debemos tener en cuenta que, como rastro de la evolución, no todos los seres humanos se rigen bajo un mismo estándar de confort, ya que por ejemplo unos son más resistentes al frío o al ruido que otros. Para esto, aparte de la necesidad de estudiar la bioclimática debemos entender cada civilización con sus condiciones específicas. Así mismo cada edificio debe tener su carácter propio que ayuden a este confort; la forma, la orientación y los materiales.

El tema de la sostenibilidad está directamente relacionado a la naturaleza, que como lo plantea Le Corbusier, ha adquirido un papel antagonista y en lugar de ayudar al hombre lo está matando.

Finalmente, entra ya en el caso particular de intervenir en el casco histórico de Cartagena. En este aspecto hace énfasis en la importancia de conocer el pasado cultural y geográfico para plasmarlo en un futuro bello donde se genera un acto de colectividad.  En cuanto a la tipología nos invita a valorar ante todo el vacío, pues tendemos a fijarnos siempre en el lleno.

En cuanto a las tres T: tectónica, tecnología y técnica es importante que la materialidad, las mediciones y el aprovechamiento de los recursos actúen en conjunto para garantizar la funcionalidad, la estructura y la estética del edificio, así como su confort, lo que repercute directamente en su felicidad.  De igual manera se debe pensar en el futuro tanto de la ciudad como del edificio y para esto es clave que la modulación de la estructura, por ser lo único inmodificable, permita ante todo la flexibilidad.

IDEAS PRINCIPALES

– No hay una separación entre arquitectura, clima, tradición, etc. Creo que todo eso es lo que hace que nuestra arquitectura sea como es en nuestra época.

– Lo que creo es que el tema es anterior; hay un tema que tiene que ver con la naturaleza, se representa con el círculo. Esto tiene una relación con el humano, esa relación es la arquitectura; se ha vuelto un problema en nuestra época. La naturaleza se vuelve en esencia lo que no podemos controlar y es variable, mientras que el hombre trata de ser estable, con todos sus procesos reguladores (procesos homeostáticos).

– Cuestión física y metafísica ¿Cómo el hombre puede llegar a un sitio y volverlo un lugar? Sitio entendido como una geografía ubicado en un contexto planetario. Esa preexistencia natural con una base cultural que en esencia es la ciudad, el proyecto más antiguo de la humanidad; es entonces la idea de sociedad puesta en una geografía, o sea una cultura: ese es el tema de la forma en la arquitectura.

– Según Armesto, la formalidad es lo que une al hombre y a la naturaleza, el sitio tiene una forma específica (geografía, clima, asolación, etc) y el hombre tiene no sólo una forma física sino unos rituales. Según Martiaris en Las Variaciones de la Identidad, habla que el tipo que es lo que decide la arquitectura, es una forma que no está ni en el hombre ni en la naturaleza, es una forma de rito que llega a un sitio y que adquiere una composición espacial específica. Él dice que incluso el rito es primero que el sitio: el ritual en torno a una hoguera relación con el claustro.

– Naturaleza que se llama sitio, la actividad se vuelve el rito; la forma en que el rito se vuelve sitio y el sitio se vuelve rito, tiene que ver con la forma de la arquitectura. Como dice Heidegger, habitar es sobre el suelo y bajo el cielo, que es un horizonte que define un lugar específico. El caso es que la cosa geográfica, se vuelve un tema de la vertical cuando aparece el único hombre erguido, entre el cielo y el suelo parado, la forma de la actividad humana.

– El sol y el planeta tierra giran en torno a él en una elipse. Es importante recordar que el sitio es una connotación espacial y el rito es una connotación temporal, habrá que ver como une esto la arquitectura. Hay entonces un tiempo corto (día y noche) y un tiempo largo (estaciones). Pues esta cosa sucede porque el planeta está girado 23º y se crea una condición atmosférica diferente gracias al sol; acá está la vida. Lo más lejano son los solsticios y los más cercanas son los equinoccios.

– Empieza a ser importante donde nos encontramos en el planeta, hablando del caso específico de Bogotá: este planeta tiene una franja en la mitad llamada el ecuador, tiene un punto en el que el sol le da de una forma y de otra (invierno y verano). Junto con el sol de los equinoccios se genera la zona de convergencia intertropical, es la zona con mayor radiación en todo el año, y que por ende tiene mayor diversidad pero que sobre todo tiene una condición climática muy específica diferente a todo el planeta: No hay estaciones fuertes. Al ser más caliente todo el tiempo, tiene una zona de presión baja y con la rotación de la tierra se generan los vientos alisos. El mapa de Colombia muestra que es un territorio que tiene tres cordilleras que definen dos grandes valles: el valle de Magdalena y el valle del Cauca. Bogotá entonces se encuentra a 4,3º Latitud Norte, por encima de la línea del ecuador; a 2600 m.s.n.m. en un sitio que se define como clima templado-frio.

Armesto habla de que la arquitectura es el arte de delimitar el espacio, ponerle límites a las cosas: cuánto frío, cuánto sol, cuánto viento, qué tan público y qué tan privado. Delimitación del espacio que es una delimitación de la actividad.

– Uniendo lo anterior, la célula tiene un límite, la piel es el límite del cuerpo humano, le da la forma y crea la regulación térmica, más si se sabe que el sol tiene unas ondas y que esas ondas se definen como luz, temperatura y acústica; bajo ciertos parámetros la unión de estos tres componentes hace que el hombre sienta confort, es una noción psicofisiológica donde el hombre no gasta energía y se encuentra tranquilo.

– Sobre las condiciones de la luz, se habla de luxes y varía según las actividades, la temperatura varía según la cultura y la acústica se habla de decibeles, varía según el impacto acústico y según la actividad.  Hay una transformación de la actividad según el espacio, esto tiene que ver con los límites; los límites son la célula, la piel e incluso la ropa; esto define un sitio específico y sus actividades. Después de la ropa viene casi la arquitectura (techos, muros y pisos) así uno protege el hogar o el fuego según Semper, así uno se protege del agua del suelo, otro del viento y otro de la lluvia.

– Llevamos más de 10.000 años haciendo esto mismo de una época a otra; pero hace un tiempo comenzó a haber un exceso de consumo de energía y emisiones de CO2 asociadas al hombre por la industrialización, capitalismo, etc. Empieza entonces a haber un desbalance, en donde antes la naturaleza siempre había funcionado y ahora se encuentra en crisis. Según Le Corbusier la naturaleza es el personaje antagonista (está matando al hombre); para que la naturaleza no afecte la vida humana se estudia la bioclimática, que básicamente estudia las condiciones del clima en una vida específica. Llega entonces al confort y así esto está cercano al concepto de belleza; si no se está sufriendo da la oportunidad de pensar en otras cosas, es permitir un primer estado ideal.

– Entonces se trata de que este personaje (el hombre) por estar confortable, no esté matando la naturaleza consumiendo excesivamente sus recursos y arriesgando su futuro, y aquí nace la sostenibilidad. Es una ida y vuelta dada por el límite espacial (la arquitectura).

Serra, en su libro de Arquitectura y energía natural, empieza a demostrar desde el punto de vista físico el intercambio energético con el entorno. La diferencia entre las condiciones de los edificios; habla según el sitio, respondiendo a las condiciones ambientales.

– El arquitecto debe entender leyes de la física, del medio ambiente, de biología para poder hacer arquitectura. No es inventarse unas relaciones nuevas, ya existen (hablando de la posición de las fachadas al sol según el uso).

– Aparece la diferencia de figura y forma. Tiene que ver con una estructura profunda y lógica; la figura es estática y la forma es dinámica. Le Corbusier dice que para que haya arquitectura tiene que haber belleza, cualquiera puede construir, pero si no toca el corazón no es arquitectura. En mi opinión la relación bella de la arquitectura no está en el límite, está en cómo se genera una forma de vida entre ambos (naturaleza y hombre) es el origen, cómo la moda actual de ser original, pero en realidad se trata de retomar los orígenes. Es saber interpretar esa delimitación de la arquitectura, es crear un bello balance; es la bella manera de estar, también mencionada por Heidegger pide, el sentido poético de la arquitectura, la belleza es lo único que le piden.

– Lo bioclimático no tiene que ver con una cosa de nuestra época, esto va en conjunto siempre. El hombre debe estar viendo al futuro teniendo en cuenta el pasado, el arquitecto es el relacionador, conformador y transformador. Crear una común unión entre la naturaleza y el hombre; intervenir en un centro histórico es tener claro el horizonte, el pasado cultural y geográfico, plasmando un futuro bello. Poder entender un paisaje y cultura para que sea bello, reunirlo en un acto de colectividad.

– El tema es no generar un límite sino crear umbrales entre naturaleza y hombre. Poder acercarse a la naturaleza, reconocerla, representarla como lo hace el arte, traer del pasado al presente para que se vuelva un posible futuro.  No es un tema puramente físico, se origina en un problema físico, lo que pasa es que ese problema cuando se pone en el tiempo y el territorio, comienza a cambiar porque crece la ciudad; se vuelve un tema metafísico, no se vuelve un tema de ser sino de hacer o ambos. El paisaje no es lo que vemos sino lo que somos.

DISCUSIÓN

Se pregunta por Salmona y por el vínculo y el rito que existe dentro de una ciudad entre la naturaleza y el ser humano. En una imagen se ve el sol entre las torres del parque ¿Cómo esto empieza a volverse rito y a vincularse con la naturaleza?

DD: Las torres del parque son un bello ejemplo porque el sentido ésta en la forma, no en la materia del ladrillo. Hay un significado en su forma y una relación con la naturaleza en cuanto aluden a la concavidad de los cerros y participan con la naturaleza de esta composición.  La forma tiene que ver con el paisaje que las enmarca, por eso el escalonamiento y la posición del sol que cambia a lo largo del año. Adicionalmente, desde la vivienda empieza a proponer una idea de paisaje. El vacío del paisaje bogotano de lejos y de cerca, es lo que hace que este espacio sea valioso.  Ya sea apreciándolo desde las plazoletas de las mismas o desde la séptima, en donde los edificios complementan el paisaje y no tapan los cerros, como lo hacen muchas otras arquitecturas.

El vacío es el tema en esta composición, al igual que en Cartagena. David Delgado nos invita a contemplar el vacío en Cartagena, más que el lleno. Éste entendido desde la calle, la plaza y sobre todo el patio.

La humanidad no ha estado tan consciente de su impacto en el mundo como ahora, por esto se ha vuelto una especie de moda el tema de la sostenibilidad. Debemos ser críticos, ¿cómo ser críticos frente este tema?

MJ: en el tema de sostenibilidad Antonio Manrique insiste que está en el origen de la arquitectura.  Se respetaban los recursos y construían la arquitectura con la naturaleza y no enfrentándose a ella. La arquitectura sostenible es aquella que trabaja de manera inteligente y con los instrumentos de la propia disciplina y no con cosas exógenas a ella (como algunas tecnologías). Estas cosas exógenas se entienden como parásitos, para lo cual Armesto afirma que la arquitectura está enferma.

DD: La arquitectura desde su origen debe contemplar la sostenibilidad y no acudir a ella, a modo de accesorio, una vez el edificio está ya diseñado. En este segundo caso es cuando aparecen las muletas en arquitectura, las cuales no son propias de la disciplina.

Si la arquitectura mejora el sitio y el rito, es un gran proyecto, en cualquier época.

No nos podemos tapar los ojos frente a la tecnología.

MJ: La tecnología hay que utilizarla, pero con cuidado. Ser original es ir al origen, a lo profundo que tiene la disciplina.

El acto técnico es el fundamento de la arquitectura. Éste entendido no como la tecnología, sino como el aprovechamiento y entendimiento de los recursos como el sol, los vientos, la humedad, etc.

DD: Hay un tema de tecnología, de tectónica y de técnica.  Tectónica: condición de materialidad portante del edificio. Estructura Tecnología: Estudios y mediciones. Técnica: desde Heidegger tiene que ver con dejar que las cosas estén en el mundo. Desde Kahn: La técnica es el proceso para darle forma a la intuición.

En muchos casos se ha olvidado la técnica, disfrazándola con una forma tecnológica, en donde se obvia lo más obvio. Para este postulado se cita el ejemplo de la Biblioteca España en Medellín. La técnica es un tema del pensamiento, más primitivo y profundo que la tecnología.

MJ: Antonio Manrique sostiene que el origen de la palabra TEKNE tiene que ver con la lógica, la ética y la estética.  La ética entendida como hacerle a los demás lo que quiero que hagan conmigo, y la belleza como un resultado de la arquitectura que se da cuando muchos factores encajan y se le conmueve el corazón al espectador o habitante.

La arquitectura y la belleza no es a priori al lugar, y es el problema que ha pasado en muchísimos casos de la actualidad, en donde los arquitectos tienen unas ideas fijas de estética y tratan de aplicarlos cuando tienen la oportunidad, sea donde sea. Nuevamente se cita el caso de la biblioteca España.

DD: El que la arquitectura conmueva tiene que ver con un entendimiento, el cual está fundamentado en la información. Esta información tiene que ver con la Forma, que es el tema en arquitectura. Dotar la forma de conocimiento.

MJ: ¿Cómo es la arquitectura contemporánea, o cómo debe ser, con respecto al tiempo, a la durabilidad?

DD: Para la sociedad contemporánea, esta durabilidad puede entenderse como flexibilidad, de los espacios, así puede caber el cambio dentro del edificio y el edificio va a servir por más años.  Para esto se debe tener muy en cuenta la estructura del edificio y la modulación de la misma, ya que ésta es lo único que no se puede cambiar. Buscar una modulación en la que se puedan acomodar diferentes usos. El tema está en la FLEXIBILIDAD, más allá del material o de la idea del edificio sólido o desmontable.

MJ: ¿Cómo se puede proyectar un edificio flexible para que cumpla los estándares de luz y confort para diferentes usos?

DD: Por simple que parezca, la respuesta está en el mueble y en la ubicación del individuo en el espacio.  El tema está en el humano como habitante y en la medida en que la arquitectura esté hecha para que éste este feliz, empieza a ser una bella arquitectura.  Entender la arquitectura como una forma de vida. Hay que pensar esta lógica en Cartagena.

Problema: Calor Estrategias: Mínimo de radiación directa, humedad y máximo de ventilación. Operaciones: alerones, ventilación cruzada con entrada de aire en la parte baja y salida de aire en la parte alta para que haya recambio de aire, masas térmicas altas que impidan el paso del calor al interior.

MJ: ¿Algunos proyectos que mirar como ejemplos para este clima?

DD: – Le Corbusier en India. Estos edificios son ejemplos de cómo hacer lugar y hacerse desde el lugar. -Doshi en la India. Interpreta el clima -Charles Correa -BRASIL: Joao Vilanova Artigas Paulo Mendes da Rocha Lina Bo Bardi -Solano Benítez en Paraguay. -Glen Murcutt en Australia. Lugar entendido como hecho cultural, no sólo geográfico. -José Antonio Coderch en Cataluña. Entendimiento de la persiana y la arquitectura habitable desde un objeto. -Estos últimos hicieron una especie de tradicionalización de la modernidad, y ahí está su valor como arquitectos. -Ver la arquitectura autóctona del sitio y entender por qué es así.

Son muy importantes los espacios intermedios. Una especie de naturalización de la humano y humanización de lo natural. Éstos son los espacios que le permiten al cuerpo pasar de un extremo al otro sin que haya un choque. Le permiten al cuerpo adaptarse lentamente entre dos condiciones extremas.

MJ: ¿Qué posición tomar ante el contexto y hasta qué punto es el contexto y el lenguaje del arquitecto?

DD:  Cuando el tejido se trata de vivienda se debe hacer una acción serena para hacer parte de un conjunto. Cuando se trata de un equipamiento o un edificio de mayor escala, se deben reorganizar algunas lógicas.

CONCLUSIÓN

En conclusión, debemos entender que más allá de lo que lógicamente necesitamos para que un edificio no se caiga y funcione, están variables intangibles como el lugar, la cultura, la historia y las condiciones que generan el confort del hombre que tienen que trabajar juntas para garantizar una buena arquitectura y un respeto por la naturaleza. El hombre, cada vez, ha ido rompiendo este vínculo y ha actuado de manera egoísta, causando casi una guerra contra la naturaleza en lugar de un aliado a su favor. La sostenibilidad nos llama a rescatar esta simbiosis entre hombre, edificio y naturaleza.

0 comments
Post a comment