CASUR I & II

La propuesta buscaba que el espacio se percibiera como una unidad reunida en una continuidad espacial. En ese sentido se debía lograr esta continuidad con los sueños conformados en la primera fase de CASUR pero generando a la vez una ruptura para lograr el asombro mediante la profundización en tres temas específicos:

  1. La presencia del arte.
  2. La conciencia en lo sostenible y bioclimático.
  3. La tecnología y la actividad física como formas de ayuda en los procesos de aprendizaje.

Este espacio pretende revelar mediante la belleza, y eso en buena medida supone quitar velos mentales y culturales. Asombrar es sacar de la sombra, llevar a la luz, es cuestión del entendimiento y poesía de cada milímetro del mundo y cada segundo de vida. Por eso se intentó generar desde el detalle, un llamado de atención a los grandes cambios globales que se avecinan. Al igual que en la fase 1, se sigue construyendo un diálogo con la historia de la universidad y de la ciudad por medio del contraste. El “Nova et Vetera” se desdibuja en muchos puntos del campus dado que no hay contrastes entre lo nuevo y lo antiguo. Este lugar debe percibirse como un espacio de nuestra época, como una composición vanguardista que además aluda a las cuestiones de la historia para permitir que ésta re-aparezca en el presente y la manera como conduce al futuro. Es decir que este espacio debe ser una re-presentación del “Nova” y un re-encuentro con el “Vetera”. En esta ocasión más que con el pasado, queremos intentar tocar el futuro.

La estrategia era revelar los valores únicos del campus actual entendido desde una perspectiva de lo que se quiere proyectar a futuro. Configurando así un paradigma de la manera como nuestra época puede generar espacios para el aprendizaje.

Las operaciones deben hilvanar el pasado con el presente y el futuro. El territorio, el campus, el habitante.

  • Tipo: Diseño de interiores
  • Ubicación: Bogotá, Colombia
  • Año: 2016
  • Cliente: Universidad del Rosario
  • Área: 250 m²
  • Equipo · Diseño arquitéctonico: David Delgado Arquitectos
  • Fotografías: Jairo Llano, Maïté Rossien